Las organizaciones asociadas:
Partner organisation logos
Financiado por una beca educativa de Reckitt Benckiser Pharmaceuticals.

Morfina oral de liberación retardada

Consumidor de heroína interesado en el tratamiento con morfina oral de liberación lenta

La morfina oral de liberación retardada (MOLR) ofrece alivio durante un tiempo más prolongado que la morfina normal. Está disponible en algunos países europeos como tratamiento para la dependencia de opiáceos. Normalmente, está recomendada para los pacientes que tienen problemas con la metadona.

Cómo tomar morfina oral de liberación retardada
La MOLR está disponible en forma de comprimidos y cápsulas, que liberan morfina gradualmente y permiten tomar una dosis dos veces al día. En general, los comprimidos vienen en concentraciones de 15, 30, 60, 100 y 200 mg y las dosis óptimas pueden variar en gran medida en función del consumo previo de heroína / opiáceos y la tolerancia. Es fundamental que el medicamento se tome entero; masticarlo o aplastarlo puede alterar la velocidad de liberación de la morfina y supone un riesgo de sobredosis.

¿Qué podría gustarme y no gustarme?

  • El comercio ilegal de la MOLR es frecuente y existe un amplio mercado negro de este medicamento. Según cuáles sean sus objetivos y necesidades, puede gustarle o no gustarle la oportunidad o tentación y la posible presión para que venda sus medicamentos. No debe inyectarse la MOLR, ya que hay partes del comprimido o cápsula que no se disuelven y pueden dañar los órganos internos.
  • Puede que le guste este elemento disuasorio del uso indebido, o puede que no le guste, si desea inyectarse el medicamento.
  • A algunas personas les cuesta dejar de tomar metadona, por habituación a esta sustancia de tratamiento. Como nota positiva, puede ayudarle a respetar la pauta posológica.
  • No debe consumir alcohol cuando está tomando MOLR, porque eleva el riesgo de sobredosis. Puede que le guste este incentivo añadido para dejar de beber alcohol, o puede que no le guste, si no quiere dejarlo.

Rompiendo mitos
Muchas veces circulan mitos sobre ciertos tratamientos y es importante separar los hechos de la ficción. Este es un mito frecuente que puede oír de la MOLR.

  • “La morfina oral de liberación retardada no evitará los deseos compulsivos ni los síntomas de abstinencia.”

Los estudios han puesto de manifiesto que no hay diferencias significativas entre los síntomas de abstinencia o deseos compulsivos que experimentan los pacientes con MOLR y los pacientes con metadona.

¿Hay efectos secundarios?
No todo el mundo experimenta efectos secundarios; algunos de los efectos secundarios más frecuentes de la MOLR son:

  • sudoración
  • depresión respiratoria
  • náuseas, vómitos
  • estreñimiento
  • euforia
  • mareos
  • depresión
  • desvanecimientos
  • síndrome de la boca seca: falta de saliva, que algunos creen que puede causar caries.

Con frecuencia, los efectos se desvanecen con el tiempo; la adaptación a cualquier medicamento nuevo puede requerir cierto tiempo.

¿Volver al tratamiento?
Si ha tomado MOLR antes y ha tenido problemas, debe hablar de ello con su médico. Es posible que la última vez tomara una dosis incorrecta, o que no sea un medicamento adecuado para usted.